El porqué de la campana

Campana Buque Escuela ARC "Gloria"
Fotógrafo: Esteban Camargo

La hora a bordo y el pique de la campana

La utilización de la campana a bordo data de la época en que el tiempo se determinaba por medio de un reloj de arena, al cual, cada media hora debía dársele la vuelta, pues ese era el tiempo en que se vaciaba cada ampolleta.

Esta tarea de dar vuelta al reloj era atendida por un grumete y debido que al pasar las horas se volvía cada vez mas tediosa y facilitara que el grumete  cayera vencido por el seño o simplemente se distrajera, debía dar por cada vuelta del reloj un golpe de campana para indicar de esta forma, que estaba en su puesto de guardia.[Armada Nacional, Libro Tradiciones Navales, pg. 35, .2006.]

Posteriormente, los turnos de guardia se cumplieron de cuatro en cuatro horas, y con el transcurso del tiempo el contramaestre de a bordo, adaptó que el pique de campana indicaba con un toque el pasaje de la primera media hora, con dos el de la segunda; y así sucesivamente, hasta ocho campanadas, que señalaba el fin del turno de guardia y el comienzo de uno nuevo.

De esta manera, pues, nació el uso de la campana y su sonido hoy día ha llegado a convertirse en uno de los más característicos y familiares de a bordo

Las campanas (o gong) se han empleado para multitud de cuestiones, sobre todo las de seguridad y salvamento. Se han colocado en faros (bien en tierra o embarcados), en boyas, en estaciones de salvamento, etc.
 

Pues bien, la campana, por cierto uno de los tesoros más buscados en un barco, era la encargada de dar eso que se conoce en el argot marinero como “picar la hora”, una de esas costumbres aún compartidas por los buques de guerra de todas las naciones. 

Campana Buque Escuela ARC "Gloria"
Fotógrafo: Esteban Camargo

La campana suele llevar cincelado en relieve el nombre del barco, la fecha de su botadura, e incluso, en algunas ocasiones, algún lema pagano o religioso.

En tiempos pasados fue un instrumento vital, pues servía para dar la alarma, avisar a otros buques o embarcaciones de nuestra presencia en tiempo de niebla cerrada, celebrar algún acontecimiento con su repique y, lo más importante, regular la vida a bordo picando la hora para marcar los cuartos de guardia. Para ello se marca un repique por cada hora transcurrida y un pique en las medias en ciclos de cuatro horas. 



Campana Buque Escuela ARC “Gloria”.
Fotógrafo Esteban Camargo

Así mismo, persiste la tradición de colocar en todo el buque la campana del alcázar, llamada así porque en las naves antiguas están eran colocadas en la toldilla. 

La toldilla el todo o cubierta que se coloca a popa de las naves sobre el alcázar, el cual es el espacio comprendido entre el palo mayor y la popa y en el se encontraba el oficial que gobernaba la nave o el Comandante, el timonel y el marinero encargado de dar vuelta al reloj de arena y de efectuar los piques de campana. [Armada Nacional, Libro Tradiciones Navales, pg. 36, .2007]

Hoy día, la abundancia de relojes en los mamparos, muchos de ellos ya incluso con pila de usar y tirar para más precisión y ahorrarse el tener que darles cuerda todos los días, además, del propio reloj que porta cada cual, no como antiguamente, que tan solo los bolsillos muy pudientes podían permitirse el lujo de tener uno.

No obstante, en aquellos barcos y los de la armada que aún conservan la tradición, el sonido de la campana nos ha hecho compañía en las guardias de mar y, el no oírla, al menos a los nostálgicos, nos hace tener una cierta sensación de vacío.

Es una tradición menor, podríamos decir que incluso humilde.

Relojes Puente Buque Escuela ARC “Gloria”. Fotógrafo Esteban Camargo

 

Pero es tradición al fin y al cabo, que cuesta poquísimo de mantener y merece ser mantenida, salvo que determinados requisitos de las operaciones en la mar (zafarranchos) obliguen a suspenderla temporalmente.

Un detalle, su tamaño era en proporción al tamaño del barco y existía una tabla de relación de pesos, o sea, tal tonelaje=tal peso en kilos o libras de campana a llevar.

 

La hora en un barco

Hace poco tiempo atrás el hecho que cada país estuviese situado en distinta longitud geográfica traía como consecuencia considerables dificultades mercantiles a la hora de concordar la salida o llegada de carga por barco. Para evitar esto, el mundo entero convino en aceptar la hora Greenwich como la hora de referencia para las demás, porque ya la seguía el mundo entero en la mar y esa es la razón por la cual los relojes de todo el mundo están regulados para concordar con Greenwich. [Armada Nacional, Libro Tradiciones Navales, pg. 36, .2007]

[La campana del barco, disponible en http://historianaval.activoforo.com/banderas-senales-y-objetos-de-a-bordo-f3/la-campana-del-barco-t39.htm, Noviembre 10 de 2010]

Akua Digital Strategies